Adoptar un animal de compañía abandonado

La Sociedad Humanitaria de Estados Unidos (The Humane Society of the United States), institución fundada en 1954, recoge unas normas mínimas -reconocidas a nivel internacional- sobre la adopción responsable. El fundamento de este principio se asienta en la máxima de "encontrar hogares responsables y permanentes" para estos animales.
Por tanto, la adopción responsable se produce, entre otros factores, cuando la entrega de animales de compañía abandonados a individuos y/o familias se realiza en términos como los que siguen:

  • El animal es entregado debidamente identificado, en condiciones aceptables de salud y esterilizado (para no contribuir a la superpoblación y consecuente riesgo de abandono).
  • El animal es adoptado mediante la formalización de un contrato que recoge los datos de la persona que se hará responsable de él hasta su fallecimiento, el derecho al seguimiento por parte del centro o casa de acogida, albergue o refugio, y el compromiso de esterilización por parte del nuevo propietario en caso de que el animal no lo estuviera.

En el buscador encontrarás casas y centros de acogida, albergues, refugios y similares que, en función de sus recursos materiales y humanos, nivel de profesionalización y/o sensibilidad ofrecen los animales de compañía que tienen acogidos en distintas condiciones. Por ello resulta muy importante que, antes de adoptar, te informes muy bien de si el animal que vas a adoptar te lo entregarían:

  1. con el microchip implantado (o tatuaje en su defecto, pero recomendamos chip, porque es más sencillo de localizar en caso de pérdida)
  2. habiéndole realizado pruebas de leishmania y vacunado contra la rabia
  3. desparasitado
  4. esterilizado

De esta forma conocerás el estado de tu nuevo amigo y, en el caso de que precisase algún cuidado, sabrás que deberás llevarlo a un veterinario para asegurar que esté en las mejores condiciones físicas posibles.

Pero la adopción responsable es una responsabilidad compartida entre la persona que adopta (y lo hace para toda la vida del animal), y el centro que lo entrega. No es sólo responsabilidad del centro o casa de acogida, albergue o refugio, cuya principal misión es proteger a los animales abandonados.

Ir a buscador